Las aves

Día 1 Una mañana más les damos los buenos días desde MegaRadio… La radio… Con todos ustedes “el Hablador”… –Ponlo un poco más fuerte, que sabes que me gusta mucho como habla. Las mañanas en casa de los Campo olían siempre a café, pan tostado y mantequilla y sonaban a bostezos juveniles, cucharillas y radio….

¿De quien eres? (Comentario a “Centro comercial” de Lendakaris Muertos)

Gamberreo, guitarrazos y ritmos rotundos, conjugado con letras directas y enjundiosas, rebosantes de sarcasmo, descaro y aguzada mordacidad. Muchas de las características tradicionales del punk rock, engalanan el trabajo de la banda pamplonesa Lendakaris Muertos, dignos continuadores del género nacido en Reino Unido y EEUU a finales de los setenta del siglo pasado y que…

El punto verde (2ª Parte)

Apareciendo desde la derecha, las siluetas de tres hombres se dibujaron en la entrada de la sala. Bien trajeados y con calvicie notable, cuando desplegaron despacio sus sonrisas, la sala entera se relajó.  Miraban al presidente con una expectación casi infantil. -Buenos días señor presidente. Mi nombre es Melki. Ocupaba el centro del trío y…

El punto verde. (1ª parte)

Le encantaba asomarse y disfrutar de la panorámica. Miraba desde arriba los rascacielos más altos del mundo. Enormes hormigueros humanos que encerraban las vidas cotidianas de miles y miles de grises individualidades, estaban a sus pies. A veces hasta le divertía ver pasar ante él, algunas nubes bajas . “Todo esto te daré…” había sido…

Homo timens.

¿Qué hora es? ¿A ver? Las 6 de la mañana. No sé por qué pongo el despertador a las 7:30h si siempre me despierto antes. Madre mía. Necesito engrasar más la espalda. ¡Uf! ¿Y qué me dices de las rodillas? Ya mismo no me puedo mover de la cama. Voy a ser un problema para…

A gusto.

Cuidadosamente terminó de limpiar los barrotes. Llegaban al techo y tenía que subir los pies en los travesaños para alcanzar lo más arriba posible. Procuraba introducir el trapo en las uniones de los hierros. Frotaba con fuerza. Lo había hecho tantas veces que las manos actuaban por su cuenta y su pensamiento era capaz de…

Desde la ventana.

Su mano se arrepintió a tiempo de la intención de rascar para acabar cayendo por la enorme barriga en algo más parecido a una caricia. La extremidad quedó como inerte, colgando al lado derecho de su cuerpo mientras la otra estaba muy ocupada agarrando la lata de cerveza. La misma calor de los días anteriores….

El mal menor, la vagancia y el clavo ardiendo

En varias ocasiones hemos reivindicado la necesidad de auténticos militantes en la vida social y política. Personas que tomen de forma insobornable un compromiso moral ante la vida sin conformarse con sucedáneos. Sin embargo, seguimos notando que sobre todo en época de elecciones, aunque también en muchos otros momentos, florecen cual pandemia defensores del mal…

La firma.

Sentía su corazón galopando mientras el omnipresente blanco de las paredes y los techos le sobrepasaba. Delante, en la misma mesa, dos mujeres y un hombre le hacían sentirse como si estuviera ante un tribunal. -Créame, de verdad, es lo mejor. Pensó que la voz no le saldría. Pero lo consiguió; – ¿Pero no hay…